Fuente: Ecartelera

Se acabó. No da más de sí. Peter Jackson ha exprimido hasta la última gota de La Comarca y toda la Tierra Media. Después de estirar el libro del Hobbit hasta límites insospechados dando lugar a una extensa trilogía, llegados al capítulo final ya no quedan ideas que explorar. O eso o que ha aprendido a utilizar las elipsis. Y es que ‘El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos’ tendrá una duración de 144 minutos.

El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos

Esta duración supone un descenso considerable en relación a las dos entregas anteriores. 25 minutos menos que ‘El Hobbit: Un viaje inesperado’ (2012), cuyo metraje era de 169 minutos, y 17 menos que la anterior película, ‘El Hobbit: La desolación de Smaug’ (2013), que se presentó con 161 minutos. El portal The One Ring es quienes después de cotejar la información con distintas webs y confirmarla, según dicen, con fuentes de la productora, se ha hecho eco de la misma.

A menos de un mes de su estreno en salas (el próximo 17 de diciembre), la campaña publicitaria para promocionar el épico final de la saga no ha hecho más que comenzar y ya sea de forma oficial a través de tráilers e imágenes o de filtraciones, como sería este caso, nos esperan unas semanas verdaderamente intensas.

Una saga extendida

La disminución del metraje, además de responder a un intento por evitar la fuga de espectadores (la segunda entrega recaudó alrededor de $950 millones en todo el mundo, una barbaridad, sí, pero unos $60 millones menos que su predecesora), plantea una curiosa pregunta: ¿cuánto durará su versión extendida?

‘Un viaje inesperado’ contó con trece minutos más (hasta alcanzar los 182 minutos), mientras que ‘La desolación de Smaug vio inflado su metraje en 25 minutos (llegando a los 186 minutos); por no hablar de la trilogía de ‘El señor de los anillos’, con unas ediciones domésticas que ofrecían cerca de una hora de escenas añadidas a las versiones que se disfrutaron en los cines.

De momento a esperar pacientes,


En nuestra sección de cine policial, os recomiendo este magnífica película de Scott Frank, cine negro policiaco del bueno en la línea de hard boiled.

El film empieza, como no podía ser de otra manera, con un asesinato a bocajarro escopetero, que depara instantáneamente e irremediablemente en un enfrentamiento armando entre un policía y un grupo criminal organizado.

La crudeza, los planos, el sonido y las imágenes de dicho enfrentamiento son de auténtica vida real, hasta el detalle de cómo un disparo atraviesa una de las piernas del último criminal y este sigue huyendo y disparando a la vez. Destacar, cómo los proyectiles contrarios atraviesan al paso, la gabardina de agente actuante en su persecución a paso largo y decidido.

El protagonista de esta historia violentísima  es Scudder, un detective expolicía que vive día a día, tramo a tramo y hora a hora; intentando superar un pasado turbio por el ya consabido fracaso matrimonial típico policial, refugiándose en el alcohol y siendo la violencia su terapia de choque.

Los compañeros no lo soportan por su carácter, su hábito bebedor y, sobre todo, porque no teme a la muerte. Salir de servicio con un compañero temerario de este calibre es un listón que está al alcance de muy pocos policías, pues aguantar la presión de que tu pareja siempre sea el primero en dar el primer paso en “el fregao de la pólvora” y resignarte a guardarle las espaldas, es tarea reservada para otro profesional de primera división, donde la lealtad para con su compañero es la principal divisa. Así lo demuestra la saga de Harry (Clint Eastwood) y nuestro malogrado Santos Trinidad (José Coronado). Policías temerarios que forman una unidad policial unipersonal.

OJO SPOILER!!! Scudder ante tal devastación emocional, decide abandonar el Cuerpo, pues además del boicot profesional de sus compañeros, también vive atormentado por la muerte de una niña, como consecuencia fortuita de una bala perdida en aquella endiablada y letal actuación policial, los remordimientos  le asaltan, no haber acabado con aquello con más rapidez y haber evitado que aquella bala perdida saliera del cañón de su adversario.

Es un detective, sin licencia, no tiene una tarifa de honorarios, trabaja a sus clientes a cambio de regalos, pues quiere pasar lo más inadvertido posible, no le da miedo a morir, lo único que le retiene en esta vida es su raza de policía.

En la trama de esta historia, Scudder se va a enfrentar a un concurso de delitos de los más aberrantes; narcotráfico, secuestro, torturas física y psicológica, asesinato con ensañamiento. Un suflé digno de psicópatas en grupo, bien organizados y como objetivo de sus víctimas narcotraficantes de medio pelo que no pueden recurrir a la policía como es obviamente. Es desgarrador cómo se ve en la pantalla la lágrima que cae por el rostro, en  primer plano, al ser torturada con instrumental de cirujano forense de puro gore sin mal gusto de casquería.

Nuestro protagonista no quiere verse mezclado ante tal horripilante drama y tan despiadados adversarios. La desesperación de una segunda víctima y su alianza con otro lobo solitario adolescente repudiado por su madre, que se refugia en la biblioteca aficionado a la informática, al que va a proteger y cuidar aceptándolo como socio. Le darán la fuerza para tomar las riendas de las operaciones para recuperar una niña secuestrada hija de otro narco.

La historia te tiene agarrado a la butaca, y varias veces te encoje el corazón, solamente un profesional de la seguridad pública que no teme a la muerte puede resolver satisfactoriamente unas acciones criminales muy bien planificadas por mentes malignas dispuestas a todo.

Liam Neeson borda su papel con su rostro inquebrantable, sus diálogos cortos y directos al meollo del asunto. El resto de elenco de actores muy buenos, muy creíbles, el escenario del cementerio, la bruma y el estanque dan un aire tétrico que aumenta el thriller.

En el apartado de armas, la película es sobresaliente, cómo se deben manejar las armas cortas policialmente, la táctica con una segunda arma para reponer a la neoyorquina (Cirillo, J.; Pérez Vera, E.) sobre todo el enfrentamiento entre arma corta y arma larga con el hándicap de noche cerrada. Destacar también, el uso criminal de armas paralizantes de descarga eléctrica.

Scott Frank, también como guionista, trata un modus operandi criminal que está de plena actualidad, grupos organizados de criminales especializados en robar o chantajear a otros criminales por lo general  narcotraficantes acaudalados y con menos recursos criminales que sus agresores. En España, se está dando con mucha frecuencia este tipo criminal.

Finalmente mi puntuación es de un notable alto, el desenlace final es estremecedor por lo abyecto y sanguinaria forma de proceder del dueto psicópata de criminales.

Cyrano de Sevolla


La sinopsis dice así… Al ver que la vida en la Tierra está llegando a su fin, un grupo de exploradores liderados por el piloto Cooper (McConaughey) y la científica Amelia (Hathaway) se embarca en la que puede ser la misión más importante de la historia de la humanidad y emprenden un viaje más allá de nuestra galaxia en el que descubrirán si las estrellas pueden albergar el futuro de la raza humana…

Pues sí… de nuevo estamos ante que la Tierra está condenada a la destrucción y la única opción para salvar a los humanos es localizar y emigrar a otro planeta…

La película es larga… muy larga… podrían haberse ahorrado muchos escenas y diálogos que no vienen a cuento ni tampoco tienen sentido ni emocionan… no te enteras ni de la mitad de los diálogos seudocientíficos; más realismo y más recomendable es Gravity (2013) de Alfonso Cuarón, que consiguió siete Oscar, incluyendo el de mejor director (pero no película, que se lo llevó 12 años de esclavitud).

Tampoco los efectos especiales son para tirar cohetes… lo único que se puede salvar de la película es que me comí unas palomitas que regalaban con la entrada y TARS, el robot estrella de la peli, cuya imagen es totalmente diferente a la que habitualmente tenemos de un robot que asiste a un humano… me voy a pedir uno para reyes : )

Saludos desde el infinito y más allá!!!!!


Cuando salí de la sala de ver “EL NIÑO” (Daniel Monzón, 2014) iba muy satisfecho, esta vez mi inversión en cine nacional no había sido un fiasco, mi crítica sobre esta película baremada del uno a diez es de ocho. ¿Por qué? lo tengo muy claro, las mejores películas del género policíaco que se han hecho en este país en los últimos años han sido solo tres y repito solo tres: La caja 507 (Enrique Urbizu, 2002), No habrá paz para los malvados (Enrique Urbizu, 2011) y la que traemos a colación. Lo voy a razonar y motivar desde tres visiones distintas que este film les da sentido, unifica y confeccionando una historia real.

Como miembro de Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad española, la historia que nos presenta Daniel Monzón es cierta desde el plano policial, el estrecho de Gibraltar es una Zona Caliente de inseguridad ciudadana y de actividades ilegales por doquier (narcotráfico al gran escala hasta el menudeo, contrabando, robo en todas sus modalidades, asaltos, agresiones, homicidios, asesinatos, atentados, etc.). Para los policías es tierra hostil salpicada de núcleos urbanos donde lo que menos abunda es una clase media económica y cultural, estas poblaciones y urbanizaciones junto con la colonia británica están plagadas de criminales en potencia con su estructura piramidal que se mueven entre las dos orillas del estrecho entre tres demarcaciones jurisdiccionales policiales: la española, la británica en la orilla europea y la marroquí en la orilla africana; el contexto no puede ser más peligroso tanto por su orografía como las actividades humanas ilegales que se desarrollan en la zona.

Efectivamente el guionista toca las tres escalas verdaderas que se dan en la policía española, la de los corruptos, la de los quemados/resignados y la de los policías de raza.

El policía vocacional enamorado de su profesión, se enfrenta directamente con la rutina, las incidencias y los peligros del servicio diario (a los que su buena profesionalidad le hace ver de frente), y, además de todo esto, se tiene que enfrentar al enemigo de casa pues él sabe que su retaguardia emocional la tiene totalmente desguarnecida por la presión que ejercen sobre su forma de actuar las otras dos escalas (corruptos y quemados/resignados).

El inspector Jesús (Luis Tosar), al igual que su homólogo Santos Trinidad (José Coronado) en No habrá paz para los malvados, dan fe de ello, el primero trabaja en pareja apoyándose en su leal compañera Eva, enamorada de él en silencio, y el segundo derrotado por mil traiciones decide formar una unidad unipersonal.

En el plano de lo social, los habitantes de la zona de ambas orillas están dispuestos en jerarquía social y, sobre todo, económica. Los llanitos, súbditos leales a su majestad la Reina de Inglaterra y por ende orgullosos de ser británicos, pese a su acento gaditano como los demás habitantes de los municipios vecinos, se mueven con esa altanería que les da la protección británica y las actividades de dudosa legalidad internacional impunemente perseguidas, en definitiva son los piratas ricos de la zona.

En el segundo puesto del escalafón social están los españoles, que viven hacinados en unos municipios con poco despliegue urbanístico, so pena que sean adinerados y vivan en algunas de las urbanizaciones de lujo que existen por el contorno como puedan ser Sotogrande, Santipetri, etc. La mayoría de la población viven en una zona devaluada laboralmente donde la principal industria es el sector pesquero y de servicios; industrias de temporada, carente de un tejido productivo permanente que permita a la mayoría de su población contar con puestos de trabajos fijos y bien retribuidos, por ello el contrabando y el narcotráfico es la salida económica más recurrente para amortiguar la penuria salarial que abunda por esta comarca.

En tercer lugar está la población marroquí situada a la otra orilla del estrecho, son como almas en pena, seres humanos todavía anclados en un pasado muy lejano de costumbres y relaciones sociales medievales donde la clase media es inexistente; ver a las mujeres porteando esos fardos hacia la frontera de Ceuta da muestra el terrible retraso que tiene esa población.

Con estas diferencias tan marcadas, las tres comunidades se sobreentienden y conviven más que por simpatías y concordias, por la relación de necesidad de depender unos de otros. Está claro, el statu quo que hay entre las tres poblaciones es directamente proporcional a la necesidad que existe de sobrevivir de ambas. El poder político de los tres Estados miran de espaldas a la realidad social y humana que se vive en dicha zona, donde cada persona se busca la vida como puede y como mejor sabe; poca cultura, escasos recursos, insuficiente justicia y menos aún Estado; el resultado es un polvorín que siempre está a punto de estallar pero que la mecha encendida nunca llega al interior del barril. Cada comunidad lleva su yugo a cuestas, los llanitos sabedores que su grifo se lo deben a España, los españoles que viven de las migajas de los llanitos y, finalmente, los marroquíes, quizá los más indolientes, de la exportación de su hachís. Pero todos con un denominador común: sobrevivir lo mejor que puedan y por contra no ser carne de presidido o no perder la vida en un ajuste o encargo de las grandes mafias.

 

A partir de aquí puedes encontrar spoilers de la película… como aficionado al cine, debo rendir reconocimiento al trabajo del todo el equipo de esta magnífica obra cinematográfica, que nada tiene que envidiar a las superproducciones norteamericanas, francesas o británicas. La dirección es muy buena, con un ritmo trepidante; las escenas de acción magníficas, sobre todo, los amerizajes del helicóptero en persecución con la planeadora y su hundimiento en el mar son de infarto, pura adrenalina; la fotografía es digna del paisaje tan vasto y estremecedor del estrecho, el norte de África y el peñón británico con sus aguas hurtadas a los pesqueros españoles vigilante de todo lo que sucede con esos primates en todo lo alto impávidos de lo que se mueve a su alrededor; la interpretación de los actores muy logradas, sobre todo, Luis Tosar y Eduard Fernández, el compañero corrupto, hasta el peluquín de Tosar es policial. Qué decir del Niño (Jesús Castro) y sus colegas, muy afortunados y auténticas sus interpretaciones con ese acento inconfundible del Campo de Gibraltar. Bárbara Lennie, como Eva, en esa relación profesional leal que esconde su admiración o quizás amor por su compañero Jesús, un policía de raza implicado hasta los tuétanos con su trabajo y mirando al peñón con la impotencia de un auténtico patriota dispuesto a que el crimen organizado de la Roca se ría lo menos posible en su jurisdicción.

El dispositivo policial de la Guardia Civil en la persecución 4X4 por la urbanización y la playa costera es de diez, muy bien ejecutada y próxima a la realidad sin florituras y saltos imposibles como les pasa a las americanas de Fast and forious. La mafia es la mafia, la complicidad oculta de todos los personajes en la trama está legitimada en que a pesar de todo la vida humana hay que protegerla, el inspector Jesús tiene la suficiente humanidad para deja escapar a Halil con un fardo de cocaína para poder rescatar al Compi, después de todo, las lealtades y las traiciones se pagan en un mundo criminal muy peligroso en el que el más mínimo fallo puede costarte la vida o en el mejor de los casos la libertad como le ocurre al Niño.

La película hubiera sido de diez si el director hubiera escalado más en el guión implicando a los verdaderos culpables de todo ese disparate criminal de narcotráfico y tragedia humana, me refiero a los políticos de los tres Estados implicados y sus “quitavergüenzas-jueces” en sus respectivas jurisdicciones, una corrupción de Estado a tres bandas, pero claro, si lo hubiera hecho lo más seguro que no hubiera percibido las necesarias subvenciones para ejecutar este proyecto cinematográfico de excelente calidad.

Saludos,

Cyrano de Sevollá



Darren Aronofsky es el primero en volver a abrir la Biblia para construir una película de proporciones épicas, un tipo de cine que había tardado mucho en regresar a las salas de cine. El director de ‘Cisne negro’ escoge la historia del elegido por Dios para enfrentarse al Diluvio Universal.
Russell Crowe es ese hombre. El actor se convertirá en ‘Noé’ en la película que acaba de estrenar su primer e intenso tráiler. En él vemos cómo Noé trabaja sin descanso para salvar a su familia, y a un buen grupo de animales, de la ira de un Dios que se ha cansado de aguantar el rumbo que ha tomado el mundo.

La familia de Noé

El protagonista no estará solo. Junto a él veremos a Jennifer Connelly, Emma Watson, Douglas Booth o Logan Lerman, algunos de los miembros de su familia. Completan el reparto principal Anthony Hopkins como Matusalén y Ray Winstone como el villano de la historia, un hombre que no piensa perecer bajo la ira Dios. Pero no hay sitio en el Arca para todos.

‘Noé’ llegará a los cines el 4 de abril del año que viene. Ari Handel (‘La fuente de la vida’) ha ayudado a Aronofsky a adaptar este famoso fragmento de la Biblia. Es la primera producción de alto presupuesto del director, ¿os gusta el resultado?

Ya tenemos aquí el segundo…

Publicado: 5 de octubre de 2013 en Uncategorized

Hace pocos días debutaba en la Red el nuevo tráiler de el Hobbit: La desolación de Smaug. Peter Jackson  tenía preparado todo un festival de épicas escenas que marcarán la segunda parte de la travesía de Bilbo Bolsón hacia la Montaña Solitaria.

1

The Movie Box presenta un nuevo Spots de la segunda entrega de la trilogía protagonizada por Martin Freeman. No encontraremos muchas imágenes que no hayamos visto, pero nos permitiránrecordar todo lo que se nos ha presentado hasta ahora de la esperada película, basada en la obra de J.R.R. Tolkien.

En ‘La desolación de Smaug’ retomamos las aventuras de un pequeño hobbit, un mago y trece enanos, cuyas pisadas se dirigen al reino perdido de Erebor. Nuevas amenazas se presentan en su camino, mientras que Bilbo se deja cautivar por el misterio que esconde cierto objeto que acaba de llegar a su bolsillo.
Los habitantes de la Tierra Media Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Cate Blanchett, Orlando Bloom, Hugo Weaving,Evangeline Lilly, Christopher Lee, Benedict Cumberbatch, Luke Evans y Stephen Fry son algunos de los actores y actrices que poblarán, una vez más, la Tierra Media. El 13 de diciembre podremos acudir a los cines para disfrutar de ‘El Hobbit: La desolación de Smaug’, tanto en 3D como en 2D.

Un saludo hobbitmaniacos,
la hermana


Ayer fui al cine a ver qué estaban echando por la cartelera y decidí darle una oportunidad a Brad Pitt, siendo además del protagonista y del productor, no creí que me fuera a defraudar.  Y en general así fue… casi dos horas pegadas a la butaca contemplando un largometraje que no para desde principio a fin. Claro que tiene momentos un poco carantoñeros con la mujer e hijas y tampoco es que sea una fan acérrima del Pitt porque la cara de “alelao” de no haber roto nunca un plato no se le quita por mucho zombie que se le ponga a hacer la gallina, sin embargo sí se puede decir que tiene muy buen ritmo y no se hace nada pesada.
Son otro tipo de zombies, que muerden y no engullen… y así van contagiando e infectando a gran velocidad porque veloces y saltarines lo son un rato, como Usain Bolt.
Bueno ahí va la sinopsis basada en la novela de terror de Max Brooks…
Un experto investigador de las Naciones Unidas (Brad Pitt) es forzado a tratar de parar lo que podría ser el fin del mundo en una carrera contra el tiempo y el destino. La destrucción a la que se ve sometida la raza humana le hace recorrer el mundo entero buscando respuestas sobre cómo parar la horrible pandemia intentando salvar las vidas de millones de desconocidos así como la de su propia familia.
Y os cuento una anécdota… a Brad Pitt no le crece la barba en toda la película al igual que tampoco su peinado “pelo pantene” totalmente “inmaculado”… Y no, no sale Angelina como muerta viviente… habrá que esperar a verla en una segurísima GUERRA MUNDIAL Z – 2
Salu2 zombinianos!!! ñam ñam ñam

Ridley Scott busca “Mi Carro”

Publicado: 31 de julio de 2013 en Uncategorized

Fuente: El Mundo



Almería volverá a ser el escenario de una 
gran superproducción cinematográfica sobre la vida de Moisés que dirigirá Ridley Scott con Christian Bale posiblemente como principal protagonista y que empezará a rodarse este mismo otoño bajo el título de Exodus.

Aunque el rodaje también se extenderá por otras provincias y ciudades españolas, como Sevilla, “las localizaciones de Almería ocuparán alrededor del 60% del metraje de esta superproducción”, como ha explicado María Vázquez, la responsable de Cultura de la Diputación Provincial, que ha colaborado, a través de la Almería Film Comission, para que la provincia se convierta de nuevo en el plató de una superproducción internacional de alto nivel, en este caso producida por la20th Century Fox.

Aunque la Diputación no informó en principio que se tratara del rodaje de Exodus, puesto que tiene un compromiso de confidencialidad con la productora de no revelar ningún dato sobre el filme, Vázquez ha confirmado ya la noticia. De hecho, Scott visitó hace sólo unos meses distintos escenarios de la provincia, como el Cabo de Gata o Tabernas, así como otros lugares de España, entre ellos Sevilla -donde ya rodó El Reino de los Cielos– y las islas Canarias.

De momento, la Diputación, en su colaboración con la productora, ha informado de que en agosto se realizarán tres casting en la provincia para seleccionar a los figurantes en la película –se habla de que podrían ser miles-, mientras que el del reparto ya se está realizando en Madrid.

La primera de las pruebas se realizará el próximo 8 de agosto en Almería capital, la segunda será el día 13 en Roquetas de Mar y finalmente el 16 en El Ejido. Se buscan principalmente, hombres, mujeres y niños africanos, árabes y europeos de complexión delgada.

Asimismo, el día 6 se han convocado en la localidad de Pechina otras pruebas para seleccionar a artesanos –como carpinteros- para construir los decorados. También se habla de otros procesos de selección de figurantes que podrían desarrollarse en el campamento militar de Viator y en Mojácar.

La noticia ha provocado gran expectación en Almería, donde todavía se recuerdan, aunque ya resulten lejanos, los rodajes de otras grandes superproducciones en los años 50, como Lawrence de Arabia, de David Lean, o la Cleopatra de Joseph L. Mankiewicz. De ahí a que se espere una gran afluencia a los castings, sobre todo porque serán muchos los figurantes contratados. De hecho, la Diputación de Almería ha recibido ya un aluvión de llamadas de personas interesándose por el casting, sólo un día después de ser anunciado.

El director del filme ha destacado que su intención no es contar “las grandes cosas que todo el mundo conoce de Moisés”, sino que le interesan cosas “como su relación con el faraón Ramsés II“. “Si soy sincero, en el colegio no presté mucha atención cuando nos contaron su historia. Algunos detalles de su vida son extraordinarios”, ha declarado el célebre director de Blade Runner.

“me lo robaron, anocheee cuando dormíaa, ¿dónde estárá mi carro?,

Un saludo, amigos,

la hermana

47 Ronin

Publicado: 25 de julio de 2013 en Uncategorized

Fuente: Ecartelera

Después de mucho tiempo sin saber de 47 Ronin, esta semana parece ser el pistoletazo de salida de la promoción del filme de Keanu Reeves, que compartirá protagonismo con Rinko Kikuchi y Hiroyuki Sanada. En esta ocasión, se nos presenta el primer tráiler del metraje, donde volveremos a ver a Reeves demostrando que aún sabe cómo luchar, (hace de todo menos sonreir)

En el avance podemos ver la atmósfera fantástica que envuelve a la cinta, con grandes y monstruosos guerreros, villanos con habilidades sobrehumanas e incluso, un dragón. El guión de la película ha sido firmado por Chris Morgan ( Fast & Furious 6) y Hossein Amini (Drive).

Una historia de venganza
La película nos narrará la historia de un grupo de samurais que intentarán vengarse del traidor que asesinó a su señor feudal, por lo cual se vieron obligados a vivir en el exilio. A ellos se unirá el forastero mestizo Kai, que buscará también el honor en esta cruzada.

El largometraje tiene previsto su estreno para el 27 de diciembre en España.

Un saludo, roniníacos,

la hermana


Fuente: El Mundo

La actriz, junto a Spencer Tracy. [VEA MÁS FOTOS]
Fue la gran dama del cine y una mujer independiente como pocas.Interpretó a María Estuardo o a Leonor de Aquitania, pero hoy, diez años después de su muerte, a Katharine Hepburn se le recuerda por comedias como “La fiera de mi niña” o “Historias de Filadelfia”.

Su relación con Spencer Tracy, casado y católico, en un Hollywood puritano no le impidieron desarrollar una de las carreras más brillantes de la historia del cine.

Cuatro Oscar -la única en conseguirlos- de 12 nominaciones, todas ellas como protagonista, dos Bafta del cine británico, premios de interpretación en Cannes y Venecia y muchos otros reconocimientos al trabajo de la estrella femenina más importante de los primeros cien años del cine norteamericano, a juicio del American Film Institute.

De una familia de clase alta de Connecticut, Katharine Houghton Hepburn (1907-2003) se crió en un ambiente mucho más libre de lo habitual en la América de las primeras décadas del siglo XX, con una madre sufragista muy activa en política, que le ayudó a valorar su independencia y a expresar sus opiniones.

Una infancia feliz rota por el suicidio de su hermano Tom cuando tenía 14 años, un hecho que la marcó profundamente, aumentó su ya enorme timidez, pero que al mismo tiempo la fortaleció y la hizo refugiarse en una ironía y sarcasmo que se convertirían en dos de los principales rasgos de su personalidad.

Una personalidad muy marcada, tanto que le tachaban de arrogante y de altiva, algo que a la actriz no parecía importarle lo más mínimo. “Los enemigos son muy estimulantes”, dijo en más de una ocasión.

Porque, si algo caracterizaba a la “diosa”, un apelativo usado a menudo para referirse a ella, era esa independencia y esa falta de interés por los cometarios de los demás.

Divorciada, mantuvo varias relaciones con hombres tan conocidos comoJohn Ford o Howard Hughes antes de protagonizar uno de los escándalos más sonados de la época al unirse a Spencer Tracy. Pasarían juntos 25 años, hasta la muerte del actor en 1967 y en ningún momento él se divorció ni ella se lo pidió.

“Tracy nunca me dijo que me quería. Si lo dijo, no me acuerdo, aunque siempre fui reacia a creerlo. Vivimos de una forma muy abierta, nunca me molestó tener una relación con un hombre casado y tanto su mujer como yo vivimos ignorándolo mutuamente”, afirmó la actriz en una entrevista con la periodista Bárbara Walters. Una declaración que resumía la vida de una mujer con un estilo propio tanto dentro como fuera de la pantalla.

Vestida siempre con pantalones, su imagen era tan masculina que destilaba feminidad y era sofisticada hasta límites insospechados, lo que hizo de ella, sin pretenderlo, un icono de la modernidad y de la moda.

En la misma entrevista con Walters, la periodista le preguntó si no tenía ninguna falda, a lo que Hepburn, sin pestañear, contestó: “Tengo una señora Walters. La llevaré en su funeral”.


Inteligente y de lengua afilada,
 Hepburn se mantuvo siempre al margen de la vida de Hollywood y tuvo una vida que ella misma calificaba de “afortunada y feliz”.

Y a ellos contribuyó una profesión en la que siempre se sintió cómoda, rodeada de una libertad difícil de encontrar en una estructura de vida más tradicional. Medio centenar de películas componen una carrera que se prolongó de 1932 a 1994 y en la que también hubo espacio para grandes obras de teatro que la consagraron como una de las más grandes actrices de todos los tiempos.

Su primer Óscar llegó muy pronto por “Gloria de un día” (“Morning Glory”, 1933), un premio que se repetiría en 1968 por “Adivina quién viene esta noche”, en 1969 por “El león en invierno” y en 1982 por “En el estanque dorado”. Cuatro grandes trabajos pero que no están entre los más populares de la actriz.

Sus comedias con Cary Grant –“La fiera de mi niña” (1938) o “Historias de Filadelfia” (1940)- se emiten sin parar en las televisiones, cosechando el mismo éxito que en la época de su estreno.

Así como las numerosas colaboraciones que realizó en el cine con Spencer Tracy, como “La mujer del año” (1942), “La costilla de Adán” (1949), “La impetuosa” (1952) o “Su otra esposa” (1957).

Pero si hay una imagen que está en las retinas de los espectadores es el de la temperamental y al mismo tiempo frágil Rose Sayer de “La reina de África” (1951), una historia de amor y aventuras en la que hizo de inolvidable pareja de Humphrey Bogart.

Un personaje en el que la actriz dio lo mejor de sí misma, como lo haría años después en “En el estanque dorado” (1981), formando otra pareja de ensueño, esta vez con Henry Fonda.

Una carrera llena de momentos gloriosos -pese a que en algún momento se le consideró ‘un veneno para la taquilla’- y una vida plena. “No lamento nada de lo que he hecho. Lo disfruté en cada momento”.

Un saludo, amigos

la hermana